Inicio arrow Nacionales arrow CAMMESA prepara cambios para el despacho de 150 centrales de energías renovables
A+  |  A-  |  Reset
   
CAMMESA prepara cambios para el despacho de 150 centrales de energías renovables Imprimir E-Mail
lunes, 16 de abril de 2018
La Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA) publicará en breve nuevos procedimientos para regular el despacho de generación de energías limpias. También avanza con una licitación para incorporar un software que permita el Control Automático de Generación (ACG). En línea con estas medidas, designará un nuevo integrante en el plantel de operación de turno en el Centro de Control de Pérez, que se ocupará específicamente de administrar la operación de las 150 centrales renovables que estarán operativas hacia 2020.

Tres referentes de CAMMESA expusieron sobre los desafíos que motiva el ingreso de 4.966 MW de potencia renovable, considerando los proyectos adjudicados en el marco del Programa RenovAr y de la Resolución 202. Si bien CAMMESA ya posee experiencia con la operación y despacho de algunos parques eólicos, fotovoltaicos y de bioenergías, lo cierto es que la penetración de estas plantas actualmente no supera el 2% de la matriz eléctrica. De acuerdo a los cálculos oficiales, este año la inserción de energía limpia empezará a sentirse entre marzo y octubre ya que se prevé el ingreso de 570 MW renovables. 

Ante este escenario de transición, la gestión de Julio Bragulat, Gerente General de CAMMESA, empezó a plantear importantes cambios internos. Uno de ellos, relata Jorge Siryi, encargado de ingresar las energías renovables al sistema, tiene que ver con incorporar tecnología que permita resolver el despacho de manera automática cuando aparezcan diferencias entre la generación y el comportamiento de la demanda. “Vamos a utilizar un software que permita aplicar el control automático de generación (AGC)”, 

De esa manera, CAMMESA tendrá numerosas centrales a disposición con capacidad de respuesta para equilibrar el sistema, ya sea ante una caída de la generación solar o eólica, o por incrementos del consumo. “El actual sistema de tiempo real cumplió su ciclo, tiene más de 15 años y no admite el software del AGC”, amplió Víctor Sinagra, Gerente de Estudios Eléctricos. 

Con esta idea, según informó Siryi, ya está en curso la licitación. “Si todo va bien, antes de fin de año tendría que estar firmado el contrato con el nuevo proveedor. Una vez que esté listo, pongamos como ejemplo octubre, es necesario un año y medio para poner el software en servicio. En total, para todo el proceso calculamos dos años y medio”, sostuvo Siryi. 


Nuevas regulaciones
Para optimizar el despacho, CAMMESA regulará las operaciones con los generadores renovables a través de nuevos procedimientos.  “En todos los sistemas que fui a visitar, los pronósticos de generación variable están en cabeza del operador del sistema y no de cada generador”, destacó Siryi. 

“Si la precisión del pronóstico es buena, vamos a tener más Previsibilidad, Economía de Despacho y Seguridad de la Operación. “Si un generador entrega el pronóstico de windgurú transformado en potencia no nos sirve”, aclaró. 

Más allá de que se trata de una obligación, en definitiva el generador se verá beneficiado, valora el experto, por el hecho que la proyección que elabora CAMMESA será entregada a la central generadora para sus cálculos internos. “El pronóstico de corto plazo es para reforzar la seguridad de la operación y se calcula a tres horas. El de largo plazo, que prevé las próximas 48 horas, define la optimización y economía de la operación”, diferenció. 

Argentina, con algunas ventajas 
Sinagra hizo hincapié en las facilidades para sumar renovables que tiene el sistema eléctrico argentino, por su flexibilidad e interconectividad con otros países, por caso, Brasil, Chile y Uruguay, lo que permite pensar en una mayor penetración e integración en el mediano plazo. “Hoy en día con Brasil no tenemos tanta flexibilidad para hacer intercambios, dado que hay que pedir permiso al ministerio para operar y no estamos conectados en forma continua. 

Lo mismo pasa con Chile, mientras que con Uruguay estamos vinculados en forma permanente”, graficó el estado actual. Sin embargo, más allá este contexto, Sinagra confía que en el futuro los intercambios podrán ser más ágiles desde el punto de vista administrativo, valorando la oportunidad de optimizar la economía del despacho y el equilibrio del sistema, sumando así más energías renovables. 

Flexibilidad, el punto clave 
El sistema eléctrico argentino está conformado en prácticamente un 30% por generación hidroeléctrica, lo que permite, (luego de la actuación de la RPF), una rápida respuesta frente a una merma de producción de los parques eólicos y solares.

“Una máquina hidráulica arranca en 3 minutos y llega a 350 MW en un minuto más. La generación térmica, en cambio, tiene otros tiempos más largos para entrar en servicio o tomar carga”, subrayó Siryi. Por eso, el experto no prevé grandes complicaciones para garantizar el suministro una vez que ingrese en volumen la potencia renovable. Ante cualquier necesidad, una de las alternativas es utilizar la central de bombeo Río Grande, ubicada en Córdoba, por su gran velocidad de respuesta para inyectar energía. 

Lo primero es el transporte
Para administrar el despacho de energía, primero es crucial transportarla desde las centrales a los centros de consumo. Este punto lo subrayó Sinagra, quién el año pasado se reunió en persona con el presidente Mauricio Macri para comentarle sobre los planes de ampliación de las líneas de alta tensión. 

En tanto, el Ministerio de Energía y Minería ya definió ampliar 2.175 km de líneas de 500 kV durante 2018 para permitir la incorporación de más potencia eléctrica. Según las cifras oficiales – considerando las estaciones transformadoras – serán necesarios 2.170 millones de dólares por parte de los privados, encargados de financiar en un comienzo las obras a través del sistema de inversión PPP.

¿Cuál es el límite del sistema para incorporar renovables? 

Sobre este punto, Siryi fue claro: “Depende de cómo está conformada la generación y demanda en cada región; no es posible hacer una estimación general”. En función de los 5.000 MW que ya están contractualizados, aclara que no habrá mayores inconvenientes, por lo que descarta que haya restricciones en la generación renovable. 


Modificado el ( viernes, 20 de abril de 2018 )
 
< Anterior   Siguiente >
 
Encuestas
¿Es conveniente la existencia de una legislación para la generación distribuida de baja potencia?