Inicio arrow Regionales arrow Uruguay - Venta de excedentes a Argentina sigue sin optimizarse para UTE
A+  |  A-  |  Reset
   
Uruguay - Venta de excedentes a Argentina sigue sin optimizarse para UTE Imprimir E-Mail
jueves, 16 de marzo de 2017
El cambio de gobierno en Argentina, con la llegada de Mauricio Macri, abrió un sendero de esperanza para que Uruguay pueda mejorar la colocación de excedentes de energía eléctrica que produce su sistema frente al panorama imperante bajo la impronta kircherista. Si bien las condiciones comerciales están "mejor que antes", aún se está "lejos del óptimo" que pretenden las autoridades energéticas uruguayas, admitió una fuente oficial.

Los datos de exportación de energía que publica la web de UTE ratifican ese diagnóstico pese a que Argentina continúa sin resolver sus problemas de suministro que deriva en cortes sistemáticos del servicio.

En el bimestre enero-febrero de este año, Uruguay exportó 20.217 MWh de energía, una caída sensible respecto a los 204.929 MWh de igual período del año pasado. UTE tampoco exportó excedentes de electricidad por medio de la represa binacional de Salto Grande, cuando el año pasado a esta altura había colocado 17.966 MWh al socio del Mercosur.

En los meses de enero y febrero, la generación hidráulica de Uruguaya bajó del 68% de 2016 al 62% del suministro total. No obstante, ello fue compensado con participación de la eólica que trepó del 20% al 26% en la comparación interanual; la biomasa del 7% al 8% y la fotovoltaica que pasó de 1,1% a 1,4% del total de la generación eléctrica del país. Mientras que la participación de la generación térmica cayó al 2,6% frente al 3,7% de igual bimestre del año pasado.

18,4% fue lo que creció la generación eólica en el bimestre enero-febrero de este año frente a igual período de 2016 con 507.248 MWh. La hidráulica bajó 17,9% a 1,2 millones de MWh

Durante el invierno del año pasado, una negociación que encabezó el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, permitió que Uruguay lograra que los términos de intercambio de energía con Argentina mejoraran. En esa oportunidad, se acordó una especie de mix que no solo contemplaba Salto Grande, sino los excedentes de eólica, biomasa que ofrecía el sistema eléctrico que gestiona UTE. Esa negociación permitió que UTE dejara de exportar el grueso de la energía a US$ 7 por MWh como establece una vieja paramétrica que el gobierno uruguayo busca actualizar para los excedentes que Uruguay exporta por la represa de Salto Grande. Tras la negociación del titular de UTE, hubo envíos de electricidad a Argentina a unos US$ 75 por MWh. Ello le permitió al ente estatal obtener ingresos extras por entre US$ 500 mil y
US$ 700 mil diarios.

Pero la mejora del intercambio fue efímera y luego ese negocio se pinchó, admitió la fuente. En los últimos días Argentina hizo solicitudes puntuales para adquirir respaldo térmico desde Uruguay, pero no para adquirir los excedentes de fuentes renovables que suelen ofrecer los molinos eólicos uruguayos durante la noche, horario que coincide con un fuerte descenso de la demanda.

Si bien en el arranque de 2017, Argentina cerró algunas compras de excedentes a "valores razonables" no fue con la continuidad y fluidez que podría ofrecerle y esperaba UTE.

Sin motivos claros

"Hoy no sabemos la razón interna de ellos (por Argentina) por la cual no están dispuestos a comprarnos los excedentes de agua", explicó la fuente. Agregó que no hay un "motivo racional" que lleve a que ese país opte por no tomar los ofrecimientos que suele hacer UTE para exportar la electricidad que sobra de su sistema.

"Los interpretamos como una estrategia de negociación de la otra parte", indicó el informante. Esto porque las autoridades de Argentina no quieren asumir que por una energía que antes pagaban un precio marginal, ahora deben aceptar un valor mayor para quedarse con esa electricidad porque saben que si Uruguay no lo exporta termina desperdiciándose.

"La racionalidad implicaría que deberían llevarse los excedentes, pero en la práctica ello no ocurre", señaló. Para la fuente aún falta un acuerdo político de "mayor profundidad" entre ambos países para que las gestiones técnicas, empresariales y ejecutivas permitan a Uruguay optimizar sus recursos energéticos con la administración Macri.

Otras de las razones que también incide en la dinámica de las negociaciones y régimen de exportación desde Uruguay, son los "grandes compromisos" que las autoridades energéticas de la vecina orilla tiene para la generación de electricidad con combustibles fósiles. En determinados momentos del año adquieren barcos de gas licuado de petróleo (GLP) para generar electricidad térmica aunque tenga un costo mayor que importarla desde Uruguay. Del otro lado del mostrador, Argentina argumenta que los excedentes que puede ofrecerle Uruguay "no le garantizan" que puede rechazar la compra del barco y atender la energía firme que entregan sus centrales.

La fuente consideró que lo ideal sería ir a un "esquema sencillo de intercambio" que establezca que si Uruguay es más competitivo en costos que Brasil y las máquinas térmicas argentinas pueda despachar sus sobrantes sin mayores dificultades a territorio argentino. Argentina suele cerrar contratos de compra con Brasil bajo la modalidad de devolución –sin dinero de por medio–. Esto implica que el gigante del norte envía en determinados meses su electricidad y luego Argentina le reintegra ese volumen en otra época del año.

Segundo exportador

Durante el pico de ola de calor de hace dos semanas, Argentina se vio obligada a solicitar a sus vecinos electricidad para mitigar los cortes energía. En una jornada, Brasil se ubicó en primer lugar con 700 MWh, seguido por Uruguay con 400 MWh y Chile con 150 MWh.


 
< Anterior   Siguiente >
 
Encuestas
¿Es conveniente la existencia de una legislación para la generación distribuida de baja potencia?