Inicio arrow Novedades AAEE arrow IMPSA en Venezuela
A+  |  A-  |  Reset
   
IMPSA en Venezuela Imprimir E-Mail
jueves, 20 de agosto de 2009

Impsa espera firmar el convenio definitivo antes de terminar el año 2009. La planta y la fábrica de aerogeneradores serán instalados en el estado Falcón.

La eólica en Venezuela - La empresa argentina IMPSA instalará un parque eólico y una fábrica de aerogeneradores en Venezuela

Venezuela tendrá en 2013 cuatro parques eólicos: en la península de La Guajira, en Pueblo Nuevo, Los Taques, en Araya y en Nueva Esparta, que se suman al de la península de Paraguaná.

Venezuela tiene un gran potencial eólico, pero no lo aprovecha. El petróleo incita a minusvalorar los recursos renovables y no contaminantes, como el eólico, pero incluso Venezuela empieza a dar los primeros pasos. La eólica podrá sumnistrar electricidad a un precio casi competitivo con el de las grandes hidroeléctricas como Guri en el río Caroní, que tienen un gran impacto ambiental, al inundar cientos de kilómetros donde proliferan mosquitos y el mercurio se transforma en metilmercurio, entrando en la cadena trófica.

Los casi cuatro mil kilómetros de costa que dibujan el límite norte de Venezuela son más que suficientes para que el país ponga en marcha parques eólicos, capaces de producir uno de los tipos de energía más limpio que existen.

 En el país existe un proyecto gubernamental para tener en 2013 cuatro parques eólicos: en la península de La Guajira, en Pueblo Nuevo, Los Taques, en Araya y en Nueva Esparta, que se suman al de la península de Paraguaná que estará listo próximamente.

Las penínsulas de la Guajira y Paraguana son barridas casi todo el año por los vientos alisios que soplan desde el mar caribe con rumbo nordeste suroeste. Esta dos penínsulas, las mas septentrionales de América del sur, conforman, conjuntamente con las mas sureñas de las Antillas menores (Aruba, Curazao y Bonaire) el Cinturón Árido Pericaribeño.

La velocidad del viento en la Península de Paraguana oscila entre los 7 y los 9 metros por segundos, esto es, de 25 a 30 kilómetros por hora, siendo en la Guajira un poco menor, lo que constituyen, escenarios óptimos para la instalación de parques eólicos que sirvan para generar electricidad en forma barata, ecológica y sostenible. 

Al ser las penínsulas de la Guajira y Paraguaná zonas desérticas, el impacto ambiental de parques eólicos en ellas seria mínimo.

Los vientos de las costas de Paraguaná, estado Falcón, serán una fuente de energía eléctrica en los próximos años con la concreción del proyecto de parques eólicos que la empresa Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA (Impsa) negocia con el Gobierno Venezolano.

"Queremos desarrollar, en conjunto con Pdvsa Industrial y Corpoelec, una serie de parques eólicos, asociados a inversiones no sólo para montar los parques sino para una fábrica de generadores", aseguró el presidente ejecutivo de Impsa, Luis Pescarmona, durante la inauguración del parque eólico Praias de Parajuru en el estado de Ceará, Brasil.

Para Luis Pescarmona "es realmente una oportunidad muy grande para Venezuela. Tiene mucho sentido, porque hay una complementariedad con el régimen de lluvia". Por su parte, Enrique Pescarmona, presidente de la compañía argentina con más de 100 años de historia y que se especializa a escala global en energías renovables, destacó el "potencial enorme" que tiene el país para la producción de electricidad utilizando el viento.

Sobre la seguridad jurídica de las inversiones extranjeras en el país, Enrique Pescarmona enfatizó que su empresa "le tiene confianza a Venezuela, sino no estaríamos allí. Le tenemos confianza al presidente Chávez, porque él siempre nos trata con mucho cariño y mucha deferencia".

Este proyecto es producto de una carta de intención firmada entre Impsa y Pdvsa Industrial el pasado 11 de agosto en el marco de la visita de la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirshner. Luis Pescarmona fue uno de los empresarios que integró la delegación que visitó Caracas junto con la mandataria.

En el año 2005, se anunció un acuerdo similar, que no prosperó y en 2006, Pdvsa anunció el inicio de un proyecto para producir electricidad con la fuerza de los vientos en Paraguaná y aunque se dijo que sería inaugurado en 2007, se desconocen los avances de estas obras.

Sin embargo, en esta ocasión Enrique Pescarmona espera desarrollar ese primer avance y concretarlo en un plazo de cuatro a cinco meses para suscribir un convenio, construir y fabricar las turbinas que se instalarán en Paraguaná. Estima que dentro de cinco años estará concluido el proyecto.

El vicepresidente de Impsa, Juan Carlos Fernández, adelantó que la planta que se instalará en Venezuela, es similar a la que tiene la compañía en Pernambuco, Brasil y que fue la proveedora de las 19 turbinas instaladas en Praias de Parajuru, gracias a su asociación con Cemig, una de las empresas brasileñas líderes en energía eléctrica.

"Es una fábrica que puede producir 300 a 400 aerogeneradores por año. En Venezuela, conocemos muy bien la parte hidráulica, pero aún no conocemos la parte eólica", explicó Fernández.

"Nuestra voluntad está en todos los lugares que se brinde la oportunidad para invertir y hacer negocios", asegura Fernández. Venezuela es el segundo mercado más dinámico de la empresa, cuyas operaciones se extienden a América Latina y Asia.

Actualmente, Impsa construye la Hidroeléctrica Manuel Piar, en Tocoma, estado Bolívar. "Es uno de los proyectos más importantes que tenemos" comentó Horacio Lucena, gerente general de Impsa Hydro. La central tendrá una capacidad de 2.230 MW y la obra tiene un avance de 12%, según Lucena y esperan que en 2012 inicie operaciones el primer generador. "Nuestra idea es seguir creciendo en Venezuela y trabajando con mano de obra local", agregó Lucena.

La utilización de la energía eólica no es desconocida para los pobladores de estas zonas. Ya desde hace décadas muchos de los pequeños pueblos del occidente falconiano, y algunas comunidades de la Guajira, se surtían (algunas aun lo hacen) de agua potable provenientes de pozos subterráneos utilizando aerobombas para su extracción. Estas eran torres de metal o de madera con un molino multiaspas en su parte superior que era movido por la acción del viento creando una fuerza de succión que extraía el agua de las profundidades.

 www.impsa.com.ar/

www.gamesacorp.com/en/press/press-releases/gamesa-breaks-into-the-venezuelan-market-with-the-installation-of-100-mw-in-what-will-be-the-countrys-first-wind-farm

www.giaelec.org/Articulos/A2006-03.pdf

www.giaelec.org/Articulos/A2006-04.pdf

earthtrends.wri.org/pdf_library/country_profiles/ene_cou_862.pdf

Modificado el ( viernes, 04 de septiembre de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >
 
Encuestas
¿Es conveniente la existencia de una legislación para la generación distribuida de baja potencia?