Inicio
A+  |  A-  |  Reset
   
Crearán un Parque Eco Industrial frente al Parque Eólico Arauco Imprimir E-Mail
miércoles, 15 de diciembre de 2010
El gobernador Luis Beder Herrera avaló la iniciativa del diputado por Arauco, Nicolás Martínez, al promulgar la ley que crea el Parque Eco Agroindustrial Arauco, a través del decreto 1.621 del pasado 30 de noviembre. Nicolás Martínez explicó que “esta herramienta para el desarrollo de la zona, permitirá utilizar la energía limpia que genere el Parque Eólico para la promoción de nuevas actividades productivas”.  En los fundamentos de la Ley 8.857, que crea el Parque Eco Agro Industrial Arauco, se especifica que esta iniciativa será una herramienta idónea y eficaz para el desarrollo socioeconómico de toda la zona del Salar de Pipanaco. Además prevé el aprovechamiento de las ventajas comparativas que brinda el Parque Eólico Arauco, para la utilización de energía limpia y a un costo inferior al de todo el país, por 15 años.

“Esta Ley, que ya fue promulgada por el Gobernador Luis Beder Herrera y que ahora se formaliza, considera necesaria la intervención del Estado para facilitar el desarrollo de las economías regionales, fortaleciendo su actividad, favoreciendo su arraigo y promoviendo nuevas actividades y emprendimientos, en función de las fortalezas de la Provincia”, dijo el legislador.

En este sentido, Martínez confió que “la Provincia cuenta con una gran ventaja respecto al resto de las provincias, al contar con el Parque Eólico más grande de la Nación, con generación de energía limpia, renovable, permanente y económica”. Entendió que “poner en marcha un emprendimiento como el Parque Ecológico Agroindustrial, servirá para distinguirse a nivel mundial por la utilización de fuentes de energía limpia, para la industria y la producción”.

El legislador consideró que “este marco legal le da al sector empresarial un gesto de intencionalidad política, con políticas de desarrollo, sustentabilidad y acompañamiento, que marquen la viabilidad de proyectos de inversión económicamente rentables”. Para ello, mencionó que “existen fuentes de financiación específicas para estos emprendimientos, tanto nacionales, como internacionales, a las cuales, debemos acceder y dirigir para la generación de condiciones de radicación de nuevas actividades que redundarán, sin duda, en el crecimiento de las expectativas sociales postergadas”.

Explicó que “el Parque Eco Agroindustrial, estará situado frente al Parque Eólico, lo que permitirá abaratar costos, tanto de instalación, como de desarrollo y plena actividad, con una fuente de energía garantizada tanto en precio, como en suministro constante y su clara diferenciación con las industrias que utilizan recursos energéticos con impacto ambiental”.

Martínez aprovechó para resaltar que “es la oportunidad de diferenciarnos en el mundo, con producción ecológica  e industrial y a costos competitivos, que junto a otros beneficios fiscales y financieros hoy disponibles, tanto a nivel nacional como provincial, coadyuvarán a concretar esta iniciativa”. En el articulado de la Ley, se especifican algunos objetivos, tales como atraer capitales de inversión nacional o extranjera, incrementar la mano de obra local y la capacidad manufacturera e industrial, desarrollar nuevos polos de concentración urbana y con la debida protección del medio ambiente, a través del uso de energías limpias y renovables, destacando la ubicación preferencial de estar a pocos kilómetros del Paso Internacional San Francisco hacia Chile y el Pacifico.

Además, el articulado precisa la necesidad de acompañar las gestiones para incorporar estos emprendimiento en el Programa Nacional para el Desarrollo de Parques Industriales Públicos decretado por la Sra. Presidente a través del Decreto Nacional Nº 915 de fecha 28 de junio de 2010. Finalmente, dijo que “la aprobación en general de la Ley es un paso trascendente en pos de la protección de las economías locales”.

Fuente: http://oestezonadura.blogspot.com/
Modificado el ( miércoles, 15 de diciembre de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >
 
 
Encuestas
¿Es conveniente la existencia de una legislación para la generación distribuida de baja potencia?